sábado, 9 de abril de 2011

¿Se disfrutan igual los hijos cuando son bebés que cuando son adolestentes?

Pues eso.
Que andaba yo convencidisima con la idea de repetir en esto de la maternidad, si la economía y la hipoteca lo permiten, claro.
Porque estoy encantada, porque mi niño es un sol, porque estoy disfrutando a tope, porque quiero volver a estar embarazada, porque me pirra mi niño, porque me parece una experiencia maravillosa.
Y voy a dar con el post de Criando a mi manera, en el que dice algo que yo ya sabía, pero que quizás había preferido no pensar mucho: que lo fácil de los niños es gestarlos, parirlos y criarlos, pero que lo dífícil es educarlos.
Y ahí es como si le pegaran un bofetón a mi subconsciente, y aquello que ya me olía, pero que prefería no pensar mucho, sale de golpe, pegando bocanadas de aire, como un pensamiento que se estaba ahogando en la piscina, y después de mucho trabajo, consigue salir.

Y me quedo con la duda de si disfrutaré tanto cuando mi niño tenga 10 años, o 16, y este con el pavo insoportablemente subido.

La verdad es que no me he dedicado a buscar por la blogosfera blogs de mamás de adolescentes. No ando muy sobrada de tiempo, y ya me basta con los que leo habitualmente, como para encima andar añadiendo más a la cesta.

Y la verdad, prefiero permanecer en la ignorancia, a encontrarme con según que.

Así que no tengo mucha idea de como se vive esto a medida que los niños crecen y dejan de ser tan ricos, y tan bonitos, y tan cariñosos, y tan graciosos como ahora. Y se convierten en adolescentes hiper hormonados, contestones de pavo subido.

¿Algúna de las que por aquí caigan tiene hijos preadolescente? ¿O adolescentes? ¿Alguna quiere compartir su experiencia?

Porque muy animada estaba yo, y muy decidida, pendiente solo de que mejore la economía, de que se anime el trabajo, de que me toque el cupón, de que se recupere mi cesárea, para ponernos al lío, y me encuentro con ese post, que tanto me hace pensar, y me imagino a mi misma con dos adolescentes impertinentes, y me quedo parada.

¿Se disfrutan tanto? ¿Les sigues queriendo igual aunque se vuelvan unos ariscos contestones? Se convertirá la labor educativa en algo tan cansino y dificultoso que apenas me baste con uno, como para pensar en liarme la manta a la cabeza y tirar con dos?

Ay madre. Menudo lio.

3 comentarios:

Conxi dijo...

Vaya tu por dios que te he sembrado la duda jajaajaj. A ver pienso que de adolescentes no los disfrutamos igual que de bebés o de niños, ahora son "nuestros", son un préstamo, un regalo limitado, luego hay que devolverlos al mundo y no de cualquier manera.
Pero si te recomiendo que tengas otro hijo, yo creo que los hijos dan muchas muchas satisfacciones. Eres joven y tu hijo pequeño, tampoco tengas prisa.

Nereida dijo...

Frikimami, te voy a dedicar una entrada en mi blog sobre este tema, a ver si te sirve de algo. Me has inspirado jajaja, dame unos días, besotes.

Frikimami dijo...

jejeje, menudo exito de post. Estaré pendiente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...