martes, 14 de diciembre de 2010

Monitores + tabardillo + tacto + meneillo.

¡Que divertido todo lo que me ha tocado hoy!

Hoy he tenido el placer de hacerme los primeros monitores en mi semana 38 de embarazo. Me han pasado a la zona de partos de la Palmaplanas, que es donde hacen los monitores, donde en una de las habitaciones había una parturienta silenciosa (debia estar dilatando) junto a su santo vestido con la batilla verde y cara de circunstancia. E impresiona.

A mi me han puesto en una habitación cercana, creo que hay cinco, tumbadita en una cama, con las correas puestas, y un pinganillo para apretar cada vez que notase que el crio se movia.

Asi que después de colocarme la cacharrería, me han dejado sola, tumbada en una cama de partos como en la que estaré cuando de a luz y me he quedado mirando el trasto del anestesista, el trasto de la tensión, el trasto del monitor, que me podían haber girado un poco más ya que casi me parto el cuello intentando ver las puñeteras gráficas, y dandole vueltas a lo cerca que esta todo.

Por cierto, la cama esa es cómoda, pero me han dejado tumbada. Asi que a los 10 minutos me ha pegado una bajada de tensión de tres pares, he empezado a ver chiribitas, a sudar como un pollo y a encontrarme fatal, y he tenido que llamar a la enfermeraaaaaaaaaaaaa, que me mareeeeeeoooooo. Y me han sentado, me han traido un zumo, y se me ha pasado.

Y yo toda disgustada pensando en lo aprensiva que soy. Si me mareo en un monitor, en el parto me espatarro. Pero cuando se lo he dicho al gine, ya que después tenía visita, me ha dicho que eso era por haberme tumbado, que vaya idiotez han hecho. El crio me ha apretado la vena cava y me ha provocado la bajada de tensión. Que no me ponga boca arriba, sino de lado, sobre el costado izquierdo. Afú! Que bien! Dentro de lo malo, el mareo ha sido por el crio, y no porque yo sea un flan.

A parte de eso, la gráfica de los monitores estupenda. Ni una puñetera contracción. Lo demás perfecto.

Después de eso, en la consulta con el ginecólogo, a parte de explicarme lo de las graficas y lo del mareo, me ha hecho un tacto y me ha dicho que tengo el cuello de multípara. Que no tengo contracciones pero el cuello está blando y me puedo poner de parto en cualquiler momento, y de paso con el tacto me ha pegao un meneo para ver si nos animamos un poco.

El cuello de multípara me ha animado un poco, porque se supone que significa que dilataré más rápido que una con cuello de primípara. Y que como salgo de cuentas el 29, como tengo el cuello blando, y como el niño viene grande, si no me he puesto de parto de aqui a final de mes, seguramente me induzca antes de fin de año.

¿Qué me parece? Lo que le he dicho al médico, lo que tu me digas, que eres el que sabes. Con lo cual, si el considera que estoy estupenda para un parto inducido, y que no conviene esperar, pues a su buen criterio. Por algo es el jefe de servicio del hospital.

Por cierto, el tacto vaginal con meneillo incluido ha sido más molesto que doloroso. Asi que si alguien os asusta y os dice que duele un huevo, pues igual si, o igual no. En mi caso no ha dolido un huevo. Cada persona es un mundo, y listillas con ganas de asustar hay muchas.

2 comentarios:

Soraya dijo...

He encontrado tu blog de rebote (por los links a las webs de fotografos y de parto) y he leído el relato de tu parto. Al ver que fué una inducción he retrocedido hasta aquí para saber por qué y perdona mi osadía, pero: vaya mierda de motivo de inducción... Me parece a mí que el jefecito de sanitas no fué sincero del todo y lo que no te iba a decir es que no quería jugársela a que le jodieran la nochevieja...
Siento lo de tu cesarea.
Feliz maternidad.

Anónimo dijo...

Hola!

Es lo que tienen las privadas: cobran mas por cesarea que por parto y por eso no se esperan. Un ejemplo: si por parto cobran (el profesional) 600€, por cesarea cobran 3000€ y ya sabemos que por el dinero baila el perro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...