sábado, 11 de diciembre de 2010

Buscando libros de Supernanny.

Ayer por la noche no había nada para ver en la tele que no diera asco a excepción del programa de Supernanny, que a veces da grima dependiendo del tipo de niño salvaje semi hijo de la niña del exorcista que traten.

La parilla televisiva era deprimente. Dec por un lado, Salvame de ¿luxe? por otro lado, Callejeros más arriba. ¿Esta bazofia demandamos? Supongo que si, porque si nadie lo viera, no lo pondrían.

Total, que mi santo y yo nos trincamos entero el programa de la Supernanny, hecho por Rocio Rampos Paul, que me vino de coña para recordarme, una vez más, que no tengo pajolera idea de crios. Ni la más remota. No he tenido hermanos, mi instinto maternal permanece tan invisible como mi tapon mucoso a casi 38 semanas de embarazo, ¿andandará? ¿y si se me ha perdido?, y los ejemplos educativos que tengo más cercanos, quizás sería mejor no tomarlos como un ejemplo.
He de decir que me encanta esta tía, y me encantaría saber lo que sabe ella. Pero como no tengo ni la más remota idea de nada, el único consuelo que me queda es ir a por los libros que publique está mujer.

Así que después de otra noche de mal dormir, me he levantado esta mañana con ansias compradoras, y he andado rebuscando por internet los libros de la Supernanny que darán, espero, alguna pauta correcta a esta super inexperta premama.

He visto los Supernnany de Jo Frost, pero prefiero comprar algo publicado por una española, ya que, aunque los conceptos generales sean los mismos, siempre se nota que un libro ha sido escrito para un publico americano. Siempre aparecen cosas raras como el "sindrome de las Montañas Rocosas" en el libro "Que se puede esperar cuando se está esperando" y que de poca utilidad tendrá en España, me imagino, o aquella misteriosa bebida de gengibre que tomaban los Cinco en los libros de Enyd Blyton y que te descolocaba un poco. Yo me imaginaba las aventuras de la pandilla, en los campos de Villafranca Montes de Oca, y aparecian estos chicos con su puñetero gengibre, que por aquella época en España era lo más parecido a un expediente X y las imagines de los cinco correteando por los campos castellanos se esfumaban como el humo.

Y sigo, que me voy por los cerros de Úbeda.

En casadellibro he encontrado Super Nanny, aprendiendo a enseñar, de Rocio Ramos-Paul, pero aun no está en edición de bolsillo, y me da pereza gastarme 30 eurazos, con lo cual esperaré a que lo saquen en edición de bolsillo y lo pueda comprar por 7. Mi niño no creo que crezca tan rápido.

Todo lo demás que he visto es de Jo Frost y hay unos cuantos libros que me parece deben estar bien, como el de la imagen que teneis aqui a la izquierda y que ya están en edición de bolsillo.

Pensaba comprar algo en Casa del Libro, pero los gastos de envio solo son gratis hoy para pedidos superiores a 30 euros, y además solo son 5 euros de descuento, con lo que pidiendo desde Sa Roqueta, me saldrá más caro que irme a Currufú o al Corte Ingles, buscarlos, cotorrear lo que quiera, y comprar el / los que más me gusten. Asi que las próximas veces que vaya de compras iré haciendo asaltos a la sección de libros, a ver si se me cae algo en la cesta. Ya os contaré que voy comprando.

3 comentarios:

Mo dijo...

Jajaja!!! Lo que me he reido con tus comentarios sobre la cerveza de jengibre.

¿Así que tu también leias Los Cinco? Fue la primera colección de libros que me ventilé pero no tuve los contrastes que tenías tu con el contenido del libro y tu imaginación. Simplemente porque en mi casa se comía nasi/bami goreng, pescado con jengibre y cosas de esas en vez de paellas ;)

Mis Cinco estaban en un sitio similar a los campos de Irlanda.

Ya verás como se te da muy bien lo de criar al peque. Si tienes unos principios buenísimos!! Solo te hace falta estar más segura pero no veo mejor mamá que tu

Barriguilla dijo...

En la mia se comia paella a la burgalesa los domingos, y te aseguro que no hay nada más malo que eso. Para el que no lo sepa, esa "paella" llevaba en aquellos años cuatro chirlas (por baratas, que habia crisis), y lo mejor de todo, huevo, chorizo, y hasta alguna aceitunilla. A parte de eso, comida normalita. Lo más exótico que recuerdo fué con 10 años, cuando aparecieron los Kiwis. Así que te puedes imaginar a que me sonaba el gengibre sin el San Google al que recurrimos ahora cada vez que queremos saber algo. A chino!!

mistrucosparaeducar dijo...

Nosotros también nos hemos tragado a supernanny miles de veces, y consuela mogollón ver que no eres la única.
Yo tengo un libro de esa editorial, no está mal.
No tienes una biblioteca cerca? vale, estos libros son de consulta y viene bien tenerlos, pero así podrías ir echándole un vistazo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...