viernes, 23 de diciembre de 2011

Coitus interruptus

Cuando el girasol empieza a mirar hacía el sol, viene un nubarrón que lo jode.
Mi sueño es últimamente lo más parecido a un coitus interruptus, siendo el nubarrón mi hijo, que esta madrugada a tenido a bien despertarme tres veces en un intervalo inferior a tres horas
Cuando ya estoy plácidamente rendida en los brazos de Morfeo y empiezo a descansar, viene tronchito a cortarme el rollo. Vuelta a iniciar el proceso. Así hasta tres veces esta madrugada.
El resultado es que una se levanta tarde, pero no por ello bien dormida, con un dolor de cabeza sutil pero que no cesa, que te da por culo toda la mañana. Con los dientes apretados, gracias a mi bruxismo, y con unas ojeras esplendorosas.

Hay noches en las que dormimos de un tirón, pero otras en las que el crio sueña y se despierta llorando, o bien se despierta, simplemente, a las 06.30 y dice que quiere juerga. Hoy he conseguido que se durmiera 2 veces más, pero otros días no hay tanta suerte. No nos ha salido dormilón, que le vamos a hacer.

Así que normalmente, cada dia sobre las 10 de la noche yo ya estoy en estado catatónico, para incomprensión de algunos de mis amigos no padres. Lo siento chicos, me da por saco quedar a cenar. Si voy sola, me duermo. Si voy con niño, no ceno. Además el niño ya no se duerme en cualquier sitio ni de cualquier manera.

Y que os voy a contar yo que no sepais vosotras, madres, de los coitus yanomeacuerdus. Las que no lo seais, o esteis a punto de serlo, aprovechad, y haced guarreridas, todas las que podais, porque luego la cosa se complica.

Intentar pegar un kiki cuando una tiene un crio de un año, es poco menos que misión imposible. De lo de chingar recien pasada la cuarentena mejor ni hablemos.

Entre la barriga post parto que te queda de recuerdo, lo mal que duermes, lo poco que paras, la paliza que te da el crio, que a las 10 de la noche tu quieres sobar, y cuando dices sobar es sobar la almohada y no otra cosa, y que de los nervios que pasas te duelen hasta los dientes, cuando llega el maromo con ganas de juerga te le quedas mirando con una cara como diciendo "cariño, o te curras unos prolegómenos de la ostia, o no te enseño ni media tetilla"

Para que luego, cuando el girasol ya apunta hacia el sol, al crio le de llorera y os corte el rollo. 

Come on baby light my fire, uooo uooo uooo.

Que paseis unas Felices Fiestas de Navidad.

5 comentarios:

Eviki dijo...

jajajajaa tienes toooda la razón¡¡los no-padres como dices tú se ríen de mi cuando les digo que no ceno o si lo hago ceno y me voy, y yo les digo: cuando seais padres comeréis huevos, ya me reiré yo, que quien rie el ultimo rie mejor¡¡felices friki-fiestas¡¡¡¡

Jeza Bel dijo...

Felices fiestas, frikimami!!!!

Sabes porqué el nubarrón llega cuando el girasol está mirando al sol, porque los girasoles dan la espalda al sol, no lo miran.....así que, a girar el girasol y verás como no hay coito interruptus :-D

Un besazo

Sesi dijo...

Momento siesta = Momento ideal

jajajajajajaja

FELIZ NAVIDAD ;)

Belén dijo...

Jo, tía qué pena me das, y lo que te entiendo... cómprate una férula de descarga para tus dientes queridos, y planea los polvetes en la siesta del niño... es mucho menos espontáneo, pero descarga tensiones igual...
Ánimo, que tú puedes, y que se levante el maromo alguna vez... ponte tapones, si no lo oyes, no te levantas... no?
Te deseo unas felices fiestas con regalo de sueño con lazo...

Mamareciente dijo...

Pues imaginate con dos niños de 1 y 3 años. Pa' lo que hemos quedao.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...