sábado, 2 de julio de 2011

De calores y sofocos varios.

El susto de hace dos jueves pasado me duró unos cuantos días. Se te mete una imagen en la cabeza y no te la puedes sacar. 

Gracias a la versión online del periódico, y gracias a algún familiar o amigo cercano de esa niña, y que va dejando comentarios en la noticia del periódico online, me he podido enterar, de que aunque la niña entró crítica, ha ido evolucionando favorablemente. Supongo que la quedará una larga recuperación que espero que sea sin secuelas graves.

Yo contacté con la cruz roja vía mail para que me dijeran si iban a realizar algún curso presencial de primeros auxilios en Mallorca, pero como no he obtenido respuesta, iré revisando su pagina web por si sale algo a lo que me pueda apuntar. 

Mientras tanto, seguiremos aguantando el calor, que este año parece que no va a dar tregua y que me ha hecho reconocer un fallo a la hora de comprar ropa de verano para el niño. No debería haber comprado nada más que 10 camisetas sin tirantes y dos pantalones de punto (parecidos a los de pijama). Todo lo demás ha sido gasto inútil, ya que aquí hemos pasado del invierno al verano en dos días, así que petos y pantalones preciosos que solo se puso dos días de temperaturas suaves, quedarán pequeños sin haberlos usado más. Supongo que en climas más frescos que este, hubiera sido buena compra, pero para Mallorca, con camisetas de tirantes y pañalete, sobra. 

Otro gallo cantará dentro de un par de años, cuando el niño no crezca tan rápido como ahora (espero), y la ropa le valga durante algo más de un mes. 

Otra cosa de la que me he dado cuenta, es de que las vacaciones más tentadoras ya no me tientan, si eso supone no ir con mi niño. 

Una amiga me comentaba hoy que se va de viaje una semana en septiembre a tierras gallegas. Añado, una amiga no, una muy buena amiga, con la que hemos hecho unas rutas gastronómicas cojonudas por el norte de España, y hemos disfrutado, comido y reído como auténticos bestias. 

Creo que los viajes en compañía de esta amiga y su marido han sido de lo mejorcito que hemos hecho y que haremos nunca mi marido y yo en materia de viajes divertidos, vacaciones desestresantes, de risa y de engorde a partes iguales. 

Bien, pues hoy me comentaba que se van una semana a Galicia a ponerse hasta las cejas de comer, y a disfrutar de esos buenos paisajes. 

Como un bofetón me ha venido a la mente la imagen de los percebes que yo no me comeré y ellos si. Pero el bofetón se ha esfumado en el aire antes de tocarme la jeta al pensar que a mi niño no lo cambio ni lo dejo por un viaje de percebes regados en ribeiro. 

Porque lo hecharía de menos. Porque no sabría estar sin el. Porque la comida no me sabría rica. Porque no hay nada mejor que mi niño, y los viajes que hagan los demás no me dan envidia porque no hay nada comparable a la felicidad que me da ver a mi niño reir. 
Estaría jalando percebes pensando en mi niño. Con lo cual, de momento, no hay viaje si no va mi niño. Menos la boda de septiembre que son dos días y llevarlo sería de locos. 
Pero vacaciones más largas sin el, de momento, va a ser que no. O viene con nosotros, o no nos vamos de vacaciones. 

Esta es la ventaja, supongo, de haber tenido una maternidad muy meditada y hecha a su debido tiempo. Ya hice todo lo que tenia que hacer, creo, antes de tener un hijo, con lo cual, ahora no hecho de menos lo que ya no puedo hacer por tener un hijo, porque ya lo hice antes. 

Y además, como no tenemos un duro, ni a quien dejar en la empresa si nos vamos nosotros, pues ni viaje, ni percebes ni ribeiros. 


4 comentarios:

Tita dijo...

Esto...¡qué bonita es la maternidad!

No te vayas a sentir culpable si dentro de unos años te vas feliz cual perdiz de escapada 4 días con tu maromo y no le echas de menos hasta el tercer día ¿eh?

jajajajaja ¡besitos!

Jeza Bel dijo...

pues a mí me pasa lo mismooo!!....yo no concibo, por ahora, unas vacaciones sin mi pekeña, ¡si estoy deseando de que empiece a ser un poco más consciente para hacer un megaviaje!

Imagino que cuando vayan siendo más mayores, ya no nos importará tanto :-)))

Annie74 dijo...

si.. no podemos pasar sin ellos jaja... los abuelos siempre nos dicen.. ¿nos lo llevamos a la playa?? y ni me lo planteo.. que hariamos nosotros sin nuestro niño?? nooo¡¡¡
cuando tenga unos años mas.. no lo se.. pero de momento.. impensable¡

Frikimami dijo...

Yo supongo que cuando tenga unos años más, no tendré inconveniente en tener unos días de relax, pero ahora mismo, con lo bonito que es y lo bueno y lo bien que se porta, pues chicas, no me apetece.
Y no, no creo que me sienta culpable cuando me entren ganas de irme con el maromo de escapada romántica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...