martes, 14 de septiembre de 2010

La aburrida prueba del azucar.

Esta mañana he ido a la Palmaplanas a hacerme la prueba del azucar.
En en link teneis un post antiguo y mas detallado sobre posibles resultados, asi que no voy a repetir el mismo rollo.

Como toda analítica, había que ir en ayunas, y para esta en especial, acompañada de un libro, porque la espera es de una hora.

El proceso es el siguiente: te hacen un primer análisis, te dan una botellita pequeña de agua con glucosa que puede tener sabor limón o naranja, en mi caso naranja, y que además estaba fresquita. Gracias majos señores de la planas, porque semejante brebaje azucarado a más no poder no se si seria ¿comestible? si no estuviera refrigerado.

Para las excesivamente golosas será gustoso. Yo soy muy golosa y lo he encontrado muy dulce. Algo parecido a un red bull. O a un TANG de esos de naranja según palabras de otra preñi. Creo que en mi vida nunca probe el tang.

El brebaje este raro debe beberse máximo en los 4 ó 5 minutos posteriores a la primera analitica.

Cuando me lo ha explicado la analista manos-de-oro (gracias acertar a la primera), la he mirado con cara rara. ¿No me lo puedo tomar de golpe? (Tengo que estar haciendo el minga 5 minutos con la botellita?)

Explicación no dicha pero deducida, debe haber mujeres de nausea fácil para las que tomar eso debe ser un suplicio. Entre asco y asco, y nausea y más asco, si pasa mucho tiempo desde el inicio de la toma hasta el final, pues el analisis se desvirtúa.

Más normas: no se puede beber nada, ni comer, ni andar ni ir al baño. O sea, que si eres meona, vete al baño, haz pipi, vuelves, te lo bebes y te sientas. O te sientas y te lo bebes.

Entendido. Me siento, me lo bebo de golpe (por lo de acabar antes) y a esperar sentadita como las niñas buenas.

Saco mi tocho libro llevado expresamente por consejo de unos amigos que hicieron la prueba recientemente, y me pongo a leer mientras espero que mi garbancillo empiece a revolverse como un loco en mi barriga a causa del subidón de glucosa (también contado por los mismos amigos del llevate un libro).

Pero: a los dos minutos guardo el libro porque en la sala de espera de analíticas no hay quien lea. Está petado y resulta mucho más interesante escuchar conversaciones ajenas, sobre todo las de dos preñis detras mio que cotorreaban de la ropa premama de c&a. Entre pantalon y pantalon una le dice a otra que su amiga vomito la glucosa a los 50 minutos de habersela bebido y le pudieron hacer la analítica, pero que un poco antes, y habría tenido que repetirla, asi que otra norma podría ser la de no vomitar.

A la media hora de estar sentada, las conversaciónes ajenas me la traen al pedo, ya se que zapatos calzan todos los pacientes que esperán turno (rarita que es una), y mi garbanzo apenas ha dado un par de leves golpecitos que bien se podrían confundir con gases, con lo cual estoy mas aburrida que una ostra.

Paso media hora más mirando pies ajenos y me toca. ¡Bien!

Nada como tener unas venillas canijas y escondidas como las mias, para apreciar el buen trabajo de la que me ha pinchado, y que además era bien maja, por cierto.

Y ya está, después del segundo pinchazo, a desayunar un cafeles y bocadillito de jamon york, y listo. Los resultados en una semana.

Había un cartelón enorme de "recoje tus resultados online". Espero que el invento funcione, y así me pueda ahorrar el paseillo.

Pongo una fotico del bote de glucosa, para que sepais lo que os darán (o algo parecido, vaya).

Por cierto, si quereis que el sufrido padre os acompañe y os de palique, pues bien está, pero necesario no es. A menos que gomiteis, o tengais peligro de espatarraros por el pasillo.

Salud!


6 comentarios:

Koki dijo...

Yo voy a ser de las que se desmayan y se espatarran por el suelo. Creo que tanto pinchazo y tanta cosa no los voy a llevar nada bien cuando me llegue el momento, jajaja, aunque también puede ser que las ganas de ser mamá me hagan olvidarme de todas las fobias :)

Barriguilla dijo...

Hola Koki! Creo que las ganas harán que te olvides de todas las fobias. De todas formas, y como por muchas ganas que tengamos, masocas no somos, pues si puedes econtrar a una analista que tenga buenas manos, pues mejor. Aunque el pinchazo/s de los analisis al lado de la que nos va a caer en el parto, no son nada.... ay! ay!

Mo dijo...

Yo creo que seré de las que tienen problemas para tragarselo: si es como el red bull no, pero como sea como el TANG jodia la hemos...
Aunque después de tragarme una especie de masilla (gusto entre tiza/yeso fundido en agua con un toque de fresa) para un estudio de mi sistema digestivo, creo que podré con el liquidillo empalagoso... si es que algún dia me toca pasar por ello...

Barriguilla dijo...

Jo maja, con el estomago delicao que tienes tu, eres capaz de pasarte todo el embarazo potando. O no. Igual las hormonas te revolucionan el aparato digestivo, que puede ser, y tener un embarazo divino de la muerte como el mio.

Mo dijo...

Si soy como mama y abuela, no notaré nada más que al bebé cuando me patee y lo sacaré en cuestión de 6h como máximo sin más problemas (mi abuela casi "se le escapa" mi tío, era el 2º parto, en la sala de espera

Barriguilla dijo...

Eso quiero yo, que se me escape. Y patadas pocas. Será porque tengo la placenta por delante, y entre eso y el tejido adiposo tengo un buen colchon que amortigua (a parte de que el niño en vez de jugar al futbol hace tai-chi)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...