viernes, 16 de agosto de 2013

Seguimos colechando

Querido bebote.
Andas ya por los dos años y medio y sigues durmiendo conmigo.
Hubo una época de la que ya no me acuerdo, en la que dormías en tu cuna, y yo compartía cama con tu padre. No estaba nada mál, porque además no tenía por costumbre plantarme el pie en un ojo a media noche.
Después te pusimos una cama de mayor, y estuviste durmiendo en ella una temporada. Pero siempre has sido de mal dormir, una cosa llevo a la otra, y acabaste durmiendo con nosotros.
Llegó un momento en el que los tres cabiamos en la cama mal y apreatos, y tu padre decidió que si tu no dabas buena cuenta de la super cama que te habiamos puesto con un colchón de latex de a los de 600/kilo, lo haría el. Asi que desde hace mucho, el duerme en tu cama a pierna suelta, y yo duermo en nuestra cama con tu pierna suelta.
La verdad es que me gustaría dormir con tu padre. Pero dormir contigo también me gusta. Aunque me metas un talón en un ojo a media noche. Eres suavito, cuando llego a dormir te doy un besito y no te enteras y te doy la manita.
Cuanto tengas 15 años seguramente no quieras verme ni en pintura, asi que dormir, mucho menos. Así que me aprovecho ahora.
Te cuesta mucho irte a dormir, pero una vez caes, no te sueles despertar (ahora), así que salvo porrazos en la cama, duermo más o menos bien.
He leido y consultado a cerca de dormir con los niños, y he leido de todo, opiniones a favor, y en contra. Al final hemos hecho lo que nos ha parecido bien y lo que nos va bien a todos, y es lo que estamos haciendo.
Me han recomendado Estivill. No se si este método seguira en boga cuando tu leas esto, pero consiste básicamente en dejarte solo en tu habitación llorando hasta caer rendido.

Lo siento pero no.

Prefiero dormir contigo. Total, no dejo de hacer nada que tuviera que hacer porque tu duermas conmigo. Me gusta darte besitos por la noche, aunque haya noches malas. Me gusta cuando te levantas por la mañana. Aunque sea demasiado pronto. Yo soy feliz de que tu estes tan agusto conmigo que prefieras dormir conmigo que solo (o con tu padre, tanto da). No te voy a privar de eso. No te voy a dejar llorando hasta vomitar en tu habitación.

Cada cual que haga lo que le parezca más oportuno. Eso hacemos nosotros. Y así estamos bien. Y si algún día dejamos de estarlo, pues entonces ya buscaremos alguna solución. 

3 comentarios:

Mamá en Bulgaria dijo...

Qué bonito... Seguro que le encanta leerlo cuando sea mayor!
Nosotros nos vamos a la cama los dos solos pero siempre amanecemos cuatro todos revueltos; mi marido, la mayor y yo colgando en los bordes de la cama, y el peque espatarrao como una estrella de mar en el centro, con manos y pies encima nuestro.

Vanesa Balboa dijo...

Has descrito casi a la perfección mis tres años de colecho...salvo porque nosotros somos tres, el papá pasa de irse y a mi me da tanta pena que esto acabe, que nadie duerma como una angelita cuando voy a dormir, esos besitos de los que ni se enteran...
Me encanta y nunca pensé que tanto

adormir dijo...

¿Qué necesidad hay de cambiar una costumbre o hábito si para nadie es problemático? Defiende tu postura y deseo siempre que así te sientas a gusto, y si en algún momento no es así, no es necesario poner en práctica los métodos conductistas y faltas de respeto del señor doctor estivill, te lo aseguro. Un besazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...